12 mayo 2008

¡Qué lugar!

El Restaurante Casa Tomás es un lugar indescriptible en cuanto a decoración se refiere. Ubicado en el Km. 10 de la Ctra. Sevilla - Utrera, pasando Montequinto, (creo que hay que desviarse en la salida 8), es un restaurante que cuenta con varias dependencias para comer, donde uno tiene la impresión de estar en un museo o en una exposición de objetos mezclados al azar. La singularidad de cada objeto hace que el visitante que va por primera vez, no esté mucho tiempo sentado, la curiosidad por observarlo todo hace que pasee por todas las dependencias con una sonrisa.

Te recibe un árbol cuajado de cajas de refrescos, que sabe Dios cuando fueron enganchadas allí, porque ya las ramas han crecido bastante a través de ellas.

Entras directamente en la zona de restaurante más convencional, más seria,

para pasar despues a otra mas grande, semi-cubierta, a modo de baúl de los recuerdos, porque allí puedes encontrar lo nunca visto, allí mientras te tomas una copa, estas constantemente mirando hacia arriba para observar como cohabitan en el mismo espacio un motocarro, búcaros, botellas y bolas de espejo de discoteca, todo ello enmarcado en un ambiente mobiliario y textil subidos del moro.

Tiene tambien otra zona de mesas en una especie de invernadero (ellos le llaman las "mesas con vistas al mar" , porque a través de sus cristaleras tienen una pequeña piscina).


Y atravesando un gran jardín con mesas, hay otro invernadero a modo de chill out, con sofás y mesas bajas bastante peculiares.




Si pasan por Sevilla, no duden en conocer éste restaurante, que aparte de su decoración, tiene un muy buena carta, que pronto podrán conocer en mi blog de cocina Culina Culinae. Pero si se han puesto morados de comer, pidan para la digestión un chupito de licor de marihuana, de elaboración casera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario